Presentación

(Próximamente en Amazon, a partir del 31/12/2018)

COMO SER TU MEJOR “YO”

Descubre cómo convertirte en tu mejor versión

PRÓLOGO

     “Te propongo la apasionante aventura de erigirte tú mismo, de forma consciente, en el arquitecto de tu propia existencia.

      Los materiales para levantar la noble, hermosa y singular construcción que es tu vida, siempre los has tenido al alcance de tu mano, aunque en ocasiones, tal vez por distracción, hayan podido resultar invisibles para ti.  

     La sabia utilización de las conclusiones que extraigas de tus experiencias a partir de ahora, y la modificación de tu actuación en consecuencia, te permitirán alejarte de la rueda de repetición de errores y de sus inevitables efectos en forma de sufrimiento e incertidumbre, acelerando de forma espectacular tu desarrollo y el progreso hacia la realización de tus sueños y anhelos.

     En tu mano está el tomar la determinación de llevar las riendas de tu vida y llegar hasta alturas nunca antes imaginadas, poniendo en valor el enorme potencial latente que llevas dentro a la espera de ser activado para ponerse de forma incondicional a tu servicio.

     ¡Despierta! Cambia tu visión sobre las situaciones, personas y circunstancias que hoy forman parte de tu vida, hazte amigo de los acontecimientos en lugar de luchar inútilmente contra ellos, y comprobarás desde el estado de fluidez que cuanto sucede tiene un motivo y un significado. Tu misión no es otra… ¡que descu­brirlo!”

J. G. LL.

 

ÍNDICE

Prólogo                                                                                                 9

Algo termina, algo comienza…                                                          11

Reencuentro con el pasado                                                                15

Las cosas importantes no las aprendiste en la escuela                    25

¿Quién habla en tu interior?                                                              39

La vida juega al ajedrez contigo ¿qué pieza vas a mover ahora?    51

Tomando las riendas de tu propia existencia                                   57

La importancia del agradecimiento                                                  61

Asimila de forma consciente cuanto te sucede                                 65

¿Infelicidad o felicidad? tú eliges                                                       73

Aborda los problemas como desafíos a tu destreza                          79

La renovación: una constante en la vida                                            81

Tu realidad actual es consecuencia de algo anterior                        91

Vive intensamente el momento presente                                           99

Convierte al subconsciente en tu aliado                                            105

Cuando las circunstancias se alinean a tu favor…                            113

Constrúyete a ti mismo: crea una obra de arte única                      119

Detente un instante: observa, siente, escucha…                               123

¿Está presente la “energía” en cada cosa que realizas?                   133

Tus expectativas ante el futuro                                                          145

Vivir: un viaje apasionante, único y maravilloso                              151

Haz lo de siempre… de forma diferente                                             165

Los talentos: dones que atesoras en tu interior                                 169

Los símbolos: viajeros del tiempo, guías del camino                        177

Conquista el libre albedrío… y ejércelo                                              181

Las respuestas que necesitas están en tu interior                             185

Consigue tus objetivos                                                                         191

Divide tus metas en pasos                                                                   195

Cuando la vida se pone cuesta arriba                                                199

¿Por dónde continúa el camino?                                                        205

La forma y su disolución: la llamada “muerte”                                 209

La pérdida: una puerta hacia algo nuevo                                           217

Luz en la oscuridad                                                                              223

El sueño reparador                                                                               227

“Si lo hubiese sabido antes…”: un engaño de tu mente                     231

Las grandes verdades (prácticas) de la filosofía                                235

Confía en la sabia corriente que te lleva                                             241

¿No te gusta tu realidad? en tu mano está el cambiarla                   245

Las aparentes paradas: todo fluye, nada se detiene                          247

Danzando con la vida                                                                           253

La desilusión: aterrizaje abrupto en la realidad                                257

La aceptación: el comienzo de la sanación                                         261

Cuando nada parece funcionar                                                           263

Creando tu futuro: la visualización                                                     277

Todo esta conectado, nada es casual                                                  285

Cuatro experiencias con tu aliada: el agua                                        291

Conecta con una realidad mayor a través de la respiración             295

No te disperses: sincroniza momento presente y vivencia                301

Recuerda: tu tiempo es limitado ¡llénalo de vida!                             307

Últimas palabras                                                                                  313

 

 

ASÓMATE GRATUITAMENTE A LOS PRIMEROS CAPÍTULOS…

ALGO TERMINA, ALGO COMIENZA…

Como un ritual, con un ritmo cansino e invariable, la bús­queda desganada cada mañana en el apartado de ofertas de empleo en la prensa se ha incorporado a mi rutina diaria.

Nunca imaginé que me vería en esta situación, que llegaría a ser uno de ellos. Pero ocurrió. También mi empresa se vino abajo, y tan solo soy uno entre los millones de parados que existen en este país. Cinco somos ya.

Nadie me echa en falta. Nadie necesita de mí. Las docenas de currí­culums entregados, estériles, dan buena prueba de ello.

Pensé que el hecho de ser vendedor en una prestigiosa tienda de alta costura desde hacía más de veinte años conjuraría cualquier peligro, que el vendaval afectaría sólo a los recién llegados, a gente con menos expe­riencia, y de paso, libraría al sector de una incómoda competencia que sólo basaba su argumentación en bajar el precio y no en la profesiona­lidad y el buen hacer. ¡Qué equivocado estaba!

A pesar de las alarmantes noticias sobre la difícil situación económica que atraviesa el país y las muchas empresas que se están viniendo abajo, ni por un momento se me pasó por la imaginación que la mía podría verse afectada por la tormenta.

Le vi las orejas al lobo por primera vez cuando, ante la sorpresa de todos, despidieron a García. Los meses siguientes, uno tras otro, fueron cayendo los demás.

Poco antes de que todo acabase, cuando escuchar la campanilla de la puerta anunciando un cliente llegó a ser un acontecimiento y tan solo quedábamos al frente de la sastrería el jefe y yo, un aire de catástrofe se respiraba en el ambiente. Creo que los dos envejecimos de forma acele­rada aquellas últimas semanas. La incertidumbre consume. Lo sé.

Esos días, las profundas ojeras de D. Emilio y un gesto laxo y deses­peranzado que contrastaba con su habitual dinamismo, hacían presagiar lo peor.

Conocedor de su prestigio en el ramo y de su impecable seriedad a la hora de atender los pagos durante más de cincuenta años, fue duro para mí escucharle decir por primera vez a uno de los proveedores de telas, con voz temblorosa, que no podía hacerse cargo de la letra que vencía al día siguiente.

La degeneración fue rápida a partir de ese momento.

Los bancos cerraron sus paraguas en pleno diluvio, los suministra­dores dejaron de fiarnos, y sin clientes, sin género… sin futuro, la cam­panilla sonó por última vez un húmedo y frío martes de Febrero a las ocho y media de la tarde. Allí, en la acera, en silencio, tras verle girar la llave tendí la mano a D. Emilio, pero él dio un paso al frente y me abrazó, como un padre abraza a un hijo. Con la voz entrecortada agra­deció el que hubiese estado a su lado durante todos aquellos años. Me deseó “lo mejor” y me dijo, forzando una sonrisa, que no me preocupase, que nunca se cerraba una puerta sin abrirse una ventana. Yo, paralizado y con un nudo en la garganta, fui incapaz de articular palabra.

Con paso lento, con aire cansado y con la vista clavada en el suelo, lo vi alejarse alameda abajo antes de rodear la fuente y desaparecer tras ella.

De vez en cuando su figura abatida aún se pasea por mi mente. No he vuelto a saber de él, ni si la vida llegó a abrir alguna ventana que vol­viese a iluminar su triste mirada.

 

REENCUENTRO CON EL PASADO

Tener cincuenta años es un problema para encontrar trabajo, os lo aseguro, aunque contar con menos edad tampoco es garan­tía de nada.

Leo en la prensa que ni siquiera los jóvenes con una preparación mag­nífica logran que alguien les contrate. Pobres. Menuda frustración. Tan­tos años de esfuerzo, de estudio, de exámenes… ¿para qué?

En mi caso, sin saber qué más hacer, sólo sabía que en tres meses el poco dinero que percibía por el paro se habría acabado.

El único empleo que tuvo alguna posibilidad de haber cuajado hubiera sido un sin sentido aceptarlo. El miserable sueldo que ofrecían, el tener que desplazarme a cuarenta y cinco kilómetros en coche, y la mala costumbre de comer todos los días, hicieron imposible el malaba­rismo de cuadrar los números y seguir existiendo al mismo tiempo.

Tengo que confesaros que a medida que el tiempo iba pasando sin obtener ningún resultado, mi angustia comenzó a crear, por momentos, temibles fantasmas de miseria y mendicidad. Pero hace tres semanas, envuelto en estos sombríos pensamientos, cuando mi esperanza decli­naba en el horizonte, apagándose, sucedió algo…

Aquella mañana, al salir de casa, decidí no entrar en el bar al que todos los días, desde hacía meses, acudía a mi habitual encuentro con los periódicos a la búsqueda de una oferta de empleo.

Tomé la determinación justo cuando puse el pié en el escalón de entrada, al oír el seco estallido de una ficha de dominó sobre el mármol. Ahora que lo pienso, sonó como un disparo de salida que, en lugar de hacerme avanzar y entrar, me hizo girar sobre mí mismo y tomar la dirección opuesta.

Con paso lento, caminando sin destino concreto, en diez minutos llegué al corazón de la ciudad. Una vez allí (no me preguntéis por qué), cediendo a una atracción repentina, crucé la calle con precipitación. Jugándome el tipo entre los coches me planté ante la oscura fachada de madera tallada de la cafetería del Liceo, un viejo y acogedor edificio inaugurado en los años veinte custodiado en su entrada por dos antiguas cariátides de bronce.

Empujando el tubo de latón pulido que atravesaba en diagonal la puerta, entré, me senté junto a la barra, y pedí al camarero de bigote blanco, impecablemente uniformado, un café.

Mientras lo preparaba entre siseantes chorros de vapor cada vez más graves, girando sobre la silla, recorrí con la vista el local.

Las mesas, con recargados pies de forja, eran de mármol blanco des­gastado; sus esquinas estaban redondeadas y las rodeaban cómodas y cru­jientes sillas de respaldos curvos. El artesonado del techo, alternaba entre sus paños una serie de delicados frescos ensombrecidos por el paso del tiempo con alegorías de las cuatro estaciones. Las paredes, bellamente enteladas, se proyectaban verticales hasta las altas y recargadas molduras de escayola. Las vidrieras de colores, situadas sobre los amplios ventanales de la fachada, inundaban con su claridad el suelo de marquetería salpi­cándolo con vivas manchas de luz verde, roja y amarilla.

Al irse apagando el siseo de la cafetera, definiéndose de pronto, llegó hasta mis oídos la conversación de dos mujeres maduras sentadas a esca­sos metros de mí. Una de ellas, sujetando la barbilla con el pulgar, con el índice en su mejilla y el codo apoyado en la mesa, escuchaba atenta las palabras de su amiga contando con todo lujo de detalles las caracte­rísticas del piso que su hija acababa de comprarse en Madrid. Con este son de fondo, agregado al tintineo de sus tazas al remover el te, el cama­rero posó el café ante mí dejando doblada a su lado la prensa que le había pedido.

Mientras agitaba por la esquina el sobre de azúcar en el aire antes de abrirlo, al dirigir mi vista hacia las cristaleras reparé en un señor de pelo blanco sentado en una de las mesas próximas al ventanal. A su lado, sobre el mármol redondo, descansaba un sombrero junto a un libro. El anciano, casi de espaldas a mí y apoyado sobre el respaldo corrido tapizado en piel color burdeos, tenía sus ojos puestos en el exterior, en algún punto del parterre central de la calle.

Disolví el azúcar en el café, lo bebí despacio, y tras dejar la taza sobre el plato, al alargar mi mano hacia la derecha para coger la prensa, otra mano entró en mi campo visual con mi misma intención.

Nuestras miradas se cruzaron. Enseguida reconocí al señor mayor de la ventana.

―Cójalo usted ―le dije.

―No se preocupe joven, no tengo ninguna prisa.

Algo en él me resultó familiar. Insistí:

―Por favor, tómelo usted, y si al terminar ha encontrado alguna buena noticia no deje de decírmelo ―bromeé.

Con una sonrisa e inclinando ligeramente la cabeza agradeció mi ofrecimiento, tomó el diario, y se dirigió de nuevo hacia el ventanal.

Me sorprendí intentando recordar, intentando rememorar algo impre­ciso y lejano relacionado con aquella persona con la que acababa de hablar. “Tal vez sea alguien del barrio con el que me he cruzado en alguna ocasión” ―pensé para mí.

Al cabo de unos minutos, como un fogonazo, mi subconsciente faci­litó la respuesta correcta iluminando con claridad una época de mi infan­cia. Estaba seguro. Aquel señor era D. Andrés, el profesor que hacía más de cuarenta años me había dado clase en cuarto curso, cuando tan solo contaba 10 años de edad.

No tengo buen recuerdo de mi época de estudiante, especialmente a partir de los doce años. Lo asocio a un tiempo de angustia permanente, de preocupación por los exámenes, y sobre todo, ya a esa corta edad, de estrés por el espíritu competitivo que día a día nos inculcaban en aquel colegio religioso.

Recuerdo cómo el Hermano Clemente humillaba a Ordóñez cuando comentaba ante toda la clase las bajas notas que había obtenido dicién­dole que no había que buscar más, que uno de los barrenderos que iba a necesitar la ciudad dentro de unos pocos años, sin duda sería él. Tam­bién recuerdo la sonrisa despectiva de sus protegidos ―los remilgados hermanos gemelos apellidados Rey Dehesa―, al oír los hirientes comentarios hechos por el religioso a los demás alumnos, más relacio­nados con la baja posición social de sus padres que con su resultado académico.

En los años sesenta D. Andrés ejercía, contratado por el centro, como profesor externo. En aquel tiempo no teníamos un educador para cada asignatura, sino un tutor que se encargaba de impartir todas las materias excepto religión y gimnasia. Estuve nueve años en aquel colegio, y aun­que la angustia y el miedo estuvieron presentes un curso tras otro, un día en especial acudió con nitidez a mi memoria…

Sin pensarlo dos veces me levanté de la silla y me dirigí al anciano.

―Discúlpeme ¿Es usted D. Andrés?

―Sí, ese es mi nombre joven ¿Nos conocemos?

―¿Fue usted profesor hace cuarenta años en el colegio religioso de la Avenida de Portugal?

―¡Sí! ¡No me digas que eres un antiguo alumno! ―preguntó con los ojos brillantes.

―Soy Ismael Blázquez. Me dio usted clase en cuarto curso.

―Ismael… Ismael… ―dijo intentando recordar mirándome fijamente a los ojos―. ¡¡Ismael, el buscador de nidos!! ―exclamó al tiempo que se levantaba y alargaba su mano para estrechar la mía―. ¿Cómo está tu brazo?

Por unos instantes no supe a qué se refería, pero de pronto, allá, en lo más profundo de mi mente, se perfiló un vago recuerdo: acudió a mí la visión del yeso que lucí durante aquella primavera del año 1969 en mi brazo izquierdo, algo que me había conferido durante todo ese tiempo un estatus especial entre mis compañeros de clase, empeñados en inmor­talizar sus nombres, dedicatorias y dibujos en la escayola.

“¿Y cómo es que tenía el brazo escayolado?” ―os preguntaréis.

Desde hacía días, en el espacio cerrado, tentador y absolutamente prohibido de los jardines del colegio, observaba durante el recreo, sin perder detalle, las idas y venidas de una pareja de mirlos al interior de un verde y brillante camelio de flores blancas.

Un día, antes de que sonase el silbato que, con puntualidad, nos llamaba a formar en el patio del colegio para dar comienzo a las clases de la tarde, me colé por un estrecho hueco del tupido cierre de boj que rodeaba el jardín. Una vez dentro, agachado y sintiendo con fuerza los latidos del corazón en las sienes convencido de estar llevando a cabo una misión secreta, me dirigí al árbol, y escalando sus ramas subí por su interior.

A tres metros por encima de mi cabeza, distinguí el pico anaranjado del mirlo macho en el mismo momento en que salía volando precipita­damente emitiendo un estridente graznido para atraer mi atención y dis­traerme del nido. Al llegar a su altura, busqué una posición cómoda apoyando los brazos cruzados sobre una rama con la barbilla encima de las manos entrelazadas, para contemplar, como un tesoro, los tres huevos azules depositados en su interior. Acaricié las suaves plumas que tapi­zaban el nido, y con sumo cuidado, como si de una frágil joya se tratase, tomé uno de ellos, aún caliente, entre mis pequeños dedos.

En el momento en que, casi con veneración, lo dejaba de nuevo en su lugar, de improviso sonó el silbato del hermano Miguel llamando a clase. Sobresaltado, perdí pié y caí golpeándome con las ramas hasta acabar en el suelo. Desperté en los brazos de D. Andrés llevándome corriendo a la enfermería del colegio gritando para hacerse paso entre la algarabía de niños que se arremolinaban curiosos a su alrededor.

―¡Todavía se acuerda usted de aquello!

―¡Cómo no me voy a acordar! Te encontramos inconsciente. Me diste un susto de muerte.

―Pues también yo recuerdo cosas de usted, de aquella época ―le dije.

―¡Otros tiempos…! ¿Por qué no te sientas y me lo cuentas? ―dijo señalando la silla que estaba a su derecha. ―Me parece una excelente idea ―contesté al tiempo que con un gesto llamaba al camarero.

―¿Puedo invitarle a un Oporto? ―pregunté.

―Por supuesto. Gracias.

―Lo primero que me viene a la cabeza de aquel curso en el que fue mi tutor ―comencé―, es la vergüenza que pasaba cuando en clase de Lengua tenía que salir a la tarima a declamar una poesía. Recuerdo que la leía de corrido para acabar cuanto antes el mal trago de verme obser­vado por mis compañeros; pero cuando creía que ya había terminado todo, usted me decía que tenía que recitarla de nuevo acompañándola con gestos. ¿Qué quiere que le diga?, a mí aquello de gesticular me pare­cía cosa de niñas, y la verdad es que lo pasaba fatal.

››Pero hubo un día en especial que jamás olvidaré.

››Esa mañana, con nuestros delgados brazos de niños apoyados sobre los viejos pupitres de madera y los ojos fijos en usted, nos preguntó:

―¿Sabéis qué día es hoy?

―Jueves ―contestamos algunos a destiempo.

―Sí, jueves 21 de Marzo, ¿y sabéis lo que significa?

››Nos miramos unos a otros sin saber cuál podía ser el significado de esa fecha. “¡Hoy comienza la primavera! ―dijo usted en tono solemne―. Vais a guardar los libros, y en absoluto silencio, vamos a salir por el pasillo sin molestar a las otras clases”.

››Entre muecas y risas contenidas, uno tras otro abandonamos el aula, bajamos las escaleras, y cruzamos el patio desierto dejando atrás las por­terías del campo de fútbol.

››Usted abría la comitiva, y en un par de ocasiones se giró, cómplice, poniendo el índice en los labios. Al llegar al final de la tapia que cercaba la finca del colegio, sacó una gran llave de forja y abrió la oxidada puerta de servicio. Una vez fuera, tras cerrar con cuidado de nuevo la cancela, le seguimos para adentrarnos por la senda que conducía al Castro.

―¡Ahh… el monte Castro! ―suspiró D. Andrés―. ¡No sabes cuántos libros magníficos leí allí…! ¡Los buenos recuerdos que me trae ese lugar!: las sendas entre los árboles, el castillo en ruinas, el yacimiento arqueológico, los bancos de madera amparados por la vegetación inun­dados de luz y sombra…

―También a mí me ha marcado profundamente ese sitio profesor. Aún hoy, cada mañana temprano voy a correr por sus veredas, sin olvidar que fue en él donde di mi primer beso, donde me adentré con pantalones cortos en una cueva con una vela encendida, o donde fumé a escondidas entre ataques de tos los primeros “Celtas” sin filtro.

››Aquel primer día de primavera usted nos guió durante tres horas a través de un recorrido en el que cada pocos pasos nos parábamos a escuchar sus explicaciones: el nombre de ese árbol, el canto de aquel pájaro, las propiedades de aquella planta, la historia de los primeros pobladores del lugar… Fue una mañana mágica que supuso un parén­tesis en la rutina de las clases, creando en mí una experiencia imbo­rrable. Aquella aproximación a la Naturaleza me marcó de tal manera, que muchas de las aficiones que practiqué en mi juventud ―y que todavía cultivo―, tuvieron y siguen teniendo una estrecha relación con ella.

A medida que iba desgranando los detalles de aquella lejana jornada, el rostro de D. Andrés fue adquiriendo una luminosidad especial. Sus ojos atentos, llenitos de ayer, miraban hacia su interior, hacia algún lugar invisible para mí, reviviendo en su mente lo ocurrido aquel día como si estuviese de nuevo allí, en el monte Castro.

Me dijo que recordaba perfectamente aquella jornada, que también había sido una grata experiencia para él, aunque había estado a punto de costarle su puesto de maestro.

Al volver al colegio el director le llamó a su despacho. De muy malas maneras le espetó que había sido un irresponsable al llevarse a los niños al campo sin su autorización, y que le prohibía a partir de ese momento volver a tomar cualquier iniciativa que no estuviese contemplada en el plan de estudios.

―Las cosas eran así antes Ismael ―dijo el profesor―. Tú lo recor­darás. Aquella disciplina férrea, aquel ambiente opresivo e intimidatorio no sólo lo sufríais los niños, también los maestros lo padecíamos, espe­cialmente los laicos, los que no habíamos tomado los votos.

D. Andrés me contó que el margen de maniobra que tenía para trans­mitir a los alumnos algo que se saliese del estricto guión marcado, era muy escaso. Me dijo también que llevaba muy mal la costumbre de algu­nos curas de repartir bofetadas a los niños a la mínima oportunidad y con cualquier excusa, siguiendo al pié de la letra la máxima de “la letra con sangre entra”.

La denuncia indignada que hizo un día al director tras presenciar el rostro aterrorizado de una criatura al ser manoseada en los vestuarios por uno de los curas, lejos de tener consecuencias para el degenerado hermano Claudio, fue el motivo para que, con vagas excusas, le comu­nicasen al final del curso que sus servicios ya no serían necesarios el siguiente otoño. 

 

LAS COSAS IMPORTANTES NO LAS APRENDISTE EN LA ESCUELA 

Al dejar la enseñanza privada ―continuó― decidí alternar la docencia con la ampliación de mis estudios, y hasta que me jubilé, di clase en varios institutos públicos y posteriormente en un par de universidades.

››Salvo honrosas excepciones, que sin duda las hay, ¡cuánta gente sin espíritu he visto al frente de las aulas a lo largo de estos años! La educación tendría que ser impartida por personas con vocación, que fuesen conscientes de la responsabilidad que se adquiere cuando unos padres dejan en tus manos su bien más preciado. El proceso de selección para poder dar clase tendría que ser exhaustivo. Sin duda, la calidad de la atención prestada a estas almas jóvenes en proceso de formarse en ese momento tan delicado de su desarrollo, puede ser deter­minante para el futuro de sus vidas. Son años cruciales para ellos.

››Al margen de magníficos compañeros de profesión profundamente comprometidos con este noble oficio conscientes de todas las limitaciones y deficiencias del actual sistema educativo, he conocido a muchos otros que ni el concepto de orden sabían transmitir, siendo ellos los primeros en llegar tarde a su obligación encontrando desde primera hora de la mañana un aula sin gobierno a la que se limitaban a “largar” la lección del día ajenos al albo­roto de la clase, incapaces de imponer el mínimo concierto. No me extraña que el gremio de la enseñanza tenga uno de los mayores índices de depresión. Pero es que, Ismael… ¿cómo te lo explicaría?… ¿Sabes cómo se llama la vara de madera que se clava al lado de un frutal joven?

―No lo sé profesor.

―“Tutor”, ese es su nombre. El tutor cuida al retoño para que no se tuerza durante su desarrollo. El maestro, en este caso, es el que debe transmitir con su ejemplo y su guía cuál es el camino recto. Sin embargo, en la práctica, no es infrecuente que personas con gran cantidad de lagunas y dudas internas asuman la formación de los estu­diantes. Estos docentes, entre los que se encuentran aquellos que sólo han visto en la enseñanza una salida laboral, son a su vez asalariados de un gobierno al que no le interesa “formar” de verdad a los jóvenes para que tengan criterio propio, sino “programarlos” para ubicarlos en el futuro en los diferentes establos que la sociedad guarda para ellos, donde serán ordeñados a conciencia durante el resto de sus vidas.

»Los educadores se convierten así en muchos casos en meros transmisores de información, una información anónima, uniformada, masificada, vulga­rizada…, una amalgama de datos con cierta utilidad práctica en el mejor de los casos, cuando no se transforman sencillamente en basura y estorbo en la cabeza de los estudiantes hasta el fin de sus días.

―Es verdad, menuda sarta de tonterías nos hacían memorizar a veces, cosas a las que jamás les he sacado el más mínimo partido ―confirmé.

―Las materias impartidas a los alumnos ―prosiguió D. Andrés― deberían de aportar, además de cultura general, habilidades prácticas para desenvolverse mejor en la vida, algo de lo que hoy, por fortuna, son conscientes muchos profesores. Tenemos conocimiento de lo que sucede fuera de nosotros, pero una ignorancia casi total de lo que ocurre en nuestro interior, de lo que nos condicionan nuestras emociones, muchas veces desbocadas, y cómo éstas influyen en nuestra calidad de vida. La educación tendría que tener por objetivo, no pro­gramar al individuo, sino “enseñarle a vivir”, a entender cómo funciona su cabeza y por qué reacciona de deter­minadas maneras ante lo que acontece. De hecho, educar viene de Edu­cere, que significa “sacar afuera lo que se tiene dentro”.

››Lo cierto es que los malos tragos que la existencia nos va trayendo tene­mos que pasarlos solos, improvisando malamente en la mayoría de los casos. Nadie nos ha dicho cómo caminar por esos páramos desérticos que en más ocasiones de las que quisiéramos tenemos que atravesar: sin agua, sin compañía, sin rumbo, sin esperanza…

―Estoy de acuerdo con usted. Si algo tengo claro a estas alturas de la vida es que las cosas importantes no se aprenden en la escuela.

››Desde luego en aquel colegio en el que usted dio clase y en el que estuve casi diez años, no consiguieron despertar en mí la pasión por el saber. Al recordar aquel embutir en mi cabeza datos y más datos para ser volcados después en un examen y pasar al olvido de inmediato, me da la sensación de haber sido como uno de esos capones de Villalba a los que se les alimenta forzadamente metién­doles en la garganta una bola de maíz tras otra para que engorden, a la espera de convertirse en un suculento asado en Navidad.

―Tú lo has dicho ―contestó―: “Las cosas verdaderamente importantes no se aprenden en la escuela”

››Durante esos años de formación, se desperdician miles y miles de horas (o se invierten, según se mire) en transmitir datos y más datos para “robotizar” a los estudiantes, dejándolos en perfectas condiciones para que puedan ser obedientes consumidores de todo cuanto el sistema les ofrecerá a lo largo de su vida en cómodos plazos; cosas “imprescin­dibles”, como sofisticados teléfonos móviles que incorporan mil funcio­nes que jamás utilizarán, o “bibliotecas de dos patas que caminan sin saber a dónde dirigirse…”. El caso es que el individuo se sienta cons­tantemente insatisfecho y desee tener lo último, a pesar de que lo que ya tiene cubra con creces sus necesidades. Esto se consigue gracias a la obsolescencia programada, una práctica habitual en muchos sectores de la industria consistente en acortar la vida útil de las cosas haciendo que estas se estropeen mucho antes, para obligar así a los clientes a comprar la versión “actualizada” del producto.

››También se encarga de la “educación” de las personas la publicidad (comercial, política…) y un entorno al que imitan compuesto de indivi­duos que siguen las pautas imperantes inoculadas desde los medios, lo que les hace no cuestionarse su propio proceder al creer que es el correcto en base a que es lo que hace la mayoría, y ya sabes… lo que hace el vulgo, es lo vulgar; y la media, representa lo mediocre.

―Estoy de acuerdo. A veces los grupos humanos recuerdan más a un rebaño que otra cosa.

―Precisamente por eso, porque lo hacen lo demás, a lo largo de su vida seguirán dócilmente la moda de cada época sin el más mínimo cri­terio, sustituyendo ropa, coches, teléfonos móviles, ordenadores… no porque hayan dejado de estar en buenas condiciones, sino porque algo ajeno a ellos los manipula desde los medios para que se sientan incó­modos y adquieran ese nuevo producto que promete darles una felicidad mayor. Ese espejismo de felicidad de forma invariable se desvanecerá como arena entre sus dedos en el momento en el que sus manos lo alcan­cen, pero en lugar de sacar alguna conclusión sobre el tremendo esfuerzo realizado para obtenerlo y el desencanto posterior, la gente siempre sus­tituye su frustración por otra alucinada ilusión que volverá a ponerla de nuevo en marcha hacia otro “objeto”.

―Sí, pero esa dinámica no termina nunca ―apunté.

―Efectivamente. Lo malo es que esa carrera agotadora, hasta que uno “Despierta”, no tiene fin, y lo peor de todo es que en cada espejismo perseguido se consumen cantidades ingentes de energía.

―Sí que consumen energía ―respondí―, ¡y tanta! Yo mismo sucumbí a la tentación de comprarme un piso antes del colapso que esta­mos viviendo. Al quedarme sin trabajo, después de haber afrontado durante más de quince años el importe de la hipoteca, en el momento en que no pude hacerlo el banco se hizo con la propiedad, lo que supuso perder, además de la vivienda, todo el dinero que había entregado.

―Eres uno más entre cientos de miles Ismael. Supongo que habrás extraído tus propias conclusiones cara al futuro, porque ya sabes: el que no aprende de sus errores está condenado a repetirlos.

››Ya ves qué está pasando con la economía y cómo afecta a tu vida, y sin duda, a la de muchos de tus conocidos.

››No tanto en los países emergentes, pero para occidente, vienen tiem­pos especialmente delicados en los que mucha gente va a llevar muy mal lo que se avecina, lo que ya está aquí, y esa pésima educación reci­bida desde la infancia va a tener gran parte de culpa en ese sufrimiento. No hemos sido cultivados para “Ser” con mayúsculas, sino aleccionados para “tener”, para ser “diferentes”, para parecer mejores que el vecino, aunque sólo sea en apariencia mostrando las señales del éxito: coches, casa, mujer o marido espec­tacular, viajes…

››Lo que no nos han enseñado es cómo tener éxito en el “arte de vivir”.

››Los individuos con los que te cruzas a diario creen que toman sus propias decisiones, cuando son marionetas sin conciencia manejadas por hilos invisibles. Las personas marcan distancias con los demás utilizando la fachada exterior, proyectando una parte visible basada en objetos mate­riales que puede ser deslumbrante, pero que con frecuencia oculta un inte­rior donde reina el caos, la falta de valores y el egoísmo más absoluto.

››Recuerdo el lema del anuncio de un automóvil en el que no hacían referencia a su potencia o a su seguridad; su mensaje era: “¡Diferén­ciate!”. Otro producto destinado a la mujer rezaba: “¡Serás la envidia!”. Ese énfasis puesto en proyectar determinada imagen hacia los demás (imagen comprada con dinero), consume una enorme cantidad de recur­sos al individuo, tanto económicos como personales y psicológicos.

―¿De verdad cree que vienen tiempos aún peores que los que esta­mos viviendo?

―Para quien basa su vida únicamente en lo material y en esa pro­yección hacia al exterior de la que te hablo, sí, sin duda alguna.

››En esta época que estamos viviendo en la que las personas pierden sus trabajos o ven drásticamente disminuido su poder adquisitivo y por lo tanto su nivel de vida, a esas personas como te digo, y son la inmensa mayoría, les espera una larga temporada de evolución interna por la que tendrán que pagar un precio en forma de dolor. Primero vendrá la des­orientación al ver que los asideros materiales que creían tan firmes en los que basaban gran parte de su felicidad se desmoronan a su alrededor. Después iniciarán un camino de cambios profundos en lo que hasta ese momento han sido sus “costumbres”. De forma inevitable, en algún momento de este proceso, tendrán que asumir su autoeducación y empe­zar a desarrollar un trabajo consigo mismos que ha sido postergado y que ya no admite más demora. Aprenderán poco a poco (o de golpe) que las cosas materiales en las que habían basado su felicidad no son tan sólidas como parecían. Iniciarán así un viaje hacia sí mismos que les llevará a descubrir un mundo interno desconocido hasta ahora para ellos en el que se irán afianzando, un mundo que no es tan susceptible a los abruptos vaivenes de la vida, en el que cuanto se conquista lo acompaña a uno ya para siempre, incluso aunque todo se desmorone a su alrededor.

―Desde que me quedé sin trabajo, por la sencilla razón de no poder acceder económicamente a ellas, he tenido que prescindir de muchas cosas ―apunté―. Al principio fue duro, pero una vez hecho a la idea, no crea que noto en exceso su falta. He podido comprobar en la práctica que muchas de ellas eran superfluas o al menos no tan importantes como creía. Por ejemplo, ahora estoy alquilado en lugar de ser propietario de un piso a medias con el banco. Rectifico. El verdadero propietario resultó ser el banco, pues cuando dejé de pagar fue él quien se lo quedó dejándome a mí en la calle. También me he desecho del coche todo terreno que tenía; lo he sustituido por un pequeño automóvil que con­sume muy poco y por el que pago menos de seguro, pero que como el otro, me lleva a todas partes.

―Esa está siendo una de las consecuencias positivas de todo lo que está pasando ―dijo el profesor―. Presionadas por las circunstancias, las personas están simplificando sus vidas.

››Ante la reiterada promesa no cumplida de felicidad ofrecida por el consumo, algunos individuos ya no dedican tanta energía ni tiempo a conseguir el dinero que antes “necesitaban” para comprar. De forma voluntaria se han ido apeando de esa dinámica y están encaminando sus esfuerzos, no hacia un exterior en perpetuo movimiento del que mayor­mente han cosechado frustración, sino hacia un interior desconocido y estimulante, prácticamente virgen, que está por explorar.

››Aunque no siempre es así, muchos seres humanos inician ese viaje que tienen pendiente a su interior a partir de comprender lo relativo que es todo lo material debido a alguna experiencia traumática: la pérdida de un amor, del trabajo, la muerte de un ser querido…

―Pero lo tangible al menos aporta un asidero, algo a lo que agarrarse; y nos es necesario para vivir ―casi protesté.

―Por supuesto. Pero el valor que hasta ahora se ha dado a lo material ha sido desmedido y nos ha vuelto ciegos a otras realidades.

››Todo cuanto te rodea es mente Ismael. Cualquier objeto, la misma silla en la que estás sentado, fue concebida antes por alguien como una idea que acabó irrumpiendo en este plano físico. Lo mismo ha ocurrido con esa lámpara, esa mesa o la ropa que llevas puesta. La idea, concebida por la mente, siempre precede a cada materialización. Ese poder creativo lo poseemos todos, pero tenemos un pensamiento voluble que no ha sido educado, y como un niño caprichoso, lo quiere todo a la vez, sin ningún criterio en verdad propio, sino deformado por ingentes cantidades de información basura con la que hemos sido “hipnotizados” y que nos hace correr detrás de objetos que no deseamos genuinamente, sino que perseguimos como consecuencia de la programación que nos ha sido implantada. Confundimos esos “deseos” que intentamos hacer realidad, con decisio­nes originales que creemos haber tomado nosotros, cuando ni son origi­nales, ni difieren en esencia de las de cualquiera de nuestros congéneres.

―¿De verdad no estamos detrás de cada paso que damos?

―En más del 99% de los casos, no. La decisión ya ha sido tomada de antemano por quienes ofrecen una gama acotada de opciones entre las que nos limitamos a elegir una. Nuestro margen de opción, comparado con las inmensas posibilidades creativas que están a nuestro alcance, se limita escasamente a señalar el color de aquello que adquirimos.

››Pero esto no sólo ocurre con los objetos, sino también con las opcio­nes políticas, por ejemplo. En este caso, como habrás observado, los poderes ocultos han ido haciendo desaparecer las minorías en muchos países, reduciendo al final la posibilidad de decisión entre dos opciones a las que de forma artificial se les atribuyen pequeñas diferencias con la intención de que se alternen en el poder, pero básicamente, en cualquiera de ellas, el egoísmo personal de sus integrantes y no el bien común es lo que guía sus actos en la mayoría de los casos.

―Bueno, al menos no estamos en una dictadura y nos dejan votar cada cuatro años ―observé.

―El tipo de gobierno que tenemos en occidente es, al menos hasta el momento, el menos malo, pero ¿sabes en qué se diferencia de una dictadura?

―¡En muchas cosas! ―respondí.

―No creas que en tantas. Básicamente en que cada cuatro años se representa una pantomima en la que nos hacen creer que participamos en las decisiones que los dirigentes toman sobre nuestras vidas. Lo único que hacemos en esas consultas populares es elegir nuestro dictador par­ticular como nación, el que tendrá carta blanca para, por ley (leyes que pueden ser creadas de la nada), “dictar” qué es lo que podrá o no podrá hacer la población en función de los poderes a los que representa el man­datario y que han contribuido a auparle al cargo que ostenta.

››Por supuesto este personaje dependerá de otras organizaciones supranacionales que también le “dictarán”, a su vez, qué es lo que tiene que legislar y cómo deberá hacerlo en el campo de la información, en el financiero, sanitario, laboral, etc.

―¿Y cómo hacen para llevar todo esto a efecto sin que se les note mucho? ―pregunté.

―No te engañes; no les preocupa lo más mínimo que se les note, o al menos eso es lo que puede deducirse de sus burdas prácticas. A la luz de los escándalos que se destapan a diario en todo el mundo entre los que deten­tan el poder en cualquier grado, en muchas ocasiones da la sensación de que sencillamente no consideran a los ciudadanos “seres inteligentes”

››Sus tácticas son de lo más variopinto: atiborran a la gente con can­tidades ingentes de información intrascendente para mantenerla distraída de los problemas importantes que ellos mismos crean (“a río revuelto, ganancia de pescadores”); fraccionan en el tiempo medidas sociales o cambios escandalosos que si los hiciesen de golpe tendrían la oposición de la población (subida de la gasolina, presión fiscal, pérdida de derechos, etc.); estimulan la mediocridad y la incultura en la gente para volverla menos exigente y más previsible, y por lo tanto manipulable, etc. etc. etc.

››Saben también, que a base de repetir una y otra vez sus mensajes, las personas, en su mayoría semidormidas y sin ningún tipo de filtro, acabarán “tragando” y pensando que aquello que les sugieren es “lo mejor”, porque si no, no se lo propondrían: a ese nivel tan básico fun­cionan muchas mentes, y ellos lo saben. Es como cuando la gente acaba tarareando una canción espantosa cantada por un tipo estrafalario y afó­nico, que a base de marketing y machaconería en las emisoras, los edi­tores musicales han conseguido incrustar, literalmente, en el cerebro de los oyentes.

››En fin, nadie nos ha enseñado a utilizar esto ―dijo señalándose la sien con el dedo índice―, son otros los que colonizan nuestra mente desde afuera, de manera constante, sobre todo por medio de la prensa y la televisión, y lo hacen muy bien, “educándonos” a su medida desde niños, metiendo la información que les conviene en nuestro software mental para impedir algo que temen más que a nada, porque iría en contra de sus intereses y les desmontaría todo su tinglado.

―¿Y qué es lo que temen esos poderes?

―Que puedas llegar a tener “criterio”, que consigas pensar por ti mismo y alcanzar a ver la gran mentira que se esconde en la publicidad o en cada titular.

››Hay un juego divertido que puedes hacer cuando leas la prensa o veas las noticias en televisión que en muchas ocasiones te aproximará mucho más a lo que de verdad ocurre que lo que estás viendo o escuchando.

―Soy todo oídos.

―Cuando digan que está controlado el déficit, es que la economía está absolutamente desbocada; cuando escuches que este mes “tan solo” hay cien mil parados más, es que han cambiado el sistema de recuento para ocultar los otros cien mil; si van a defender a la población de un país árabe del dictador de turno, es que van a “beber” su petróleo, o cuando digan que bajan la velocidad en las autopistas a 110 Kms/h “por tu seguridad”, es que los del departamento de tráfico se van a dar una buena fiesta a tu salud y a la mía con lo que piensan recaudar en sanciones.

››Así que ya lo sabes, cuando den el pronóstico del tiempo y anuncien un sol de justicia, no salgas sin paraguas.

Su última frase provocó una explosión de risas compartidas.

Pocas veces había disfrutado tanto de una conversación. La sensación de relajación y confianza que experimentaba al lado de aquel señor con sombrero, bigote y pelo blanco al que hacía más de cuarenta años que no veía, me recordó mucho al placer de disfrutar de la compañía de un buen amigo.

Con un apretón de manos cálido y prolongado nos despedimos con el mutuo deseo de que la vida nos tratase bien.

 

¿QUIÉN HABLA EN TU INTERIOR?

Al día siguiente decidí encaminar de nuevo mis pasos hacia el Liceo con la vaga esperanza de volverme a encontrar con D. Andrés.

Tan pronto traspasé la puerta dirigí mis ojos a la mesa donde había­mos conversado el día anterior. Estaba vacía. Con desgana cogí la prensa y leí el titular principal: “Signos de recu­peración en la economía”. ¡Dios mío, estamos en bancarrota! ―pensé recordando las palabras de D. Andrés.

Al abrir el periódico por la sección de anuncios de empleo oí a mi espalda:

―¡Buenos días Ismael!

―¡Buenos días profesor!

―¿Qué? ¿Alguna noticia interesante en la prensa?

Enseñándole la portada dije:

―Dicen que se recupera la economía. Como ve las cosas están fatal.

―Bien, bien… esa es una lectura ―sonrió―. La otra es que en esta ocasión están diciendo la verdad. Se están refiriendo a la “maltrecha” economía de los políticos, porque no sé si sabrás, que en mitad de la cri­sis que estamos sufriendo acaban de subirse el sueldo, ellos y los altos directivos de la banca.

―No sé si reír o llorar.

―Reír, no lo dudes. Siempre reír.

››La vida es un espectáculo del que hay que disfrutar intensamente. No permitas que nada ni nadie te lo impida. Muchas veces es mejor limi­tarse a observar lo que ocurre de forma desapasionada, poniendo distancia, que dejarte arrastrar por una trama ajena a ti y fuera de tu control que lo único que hará será desvitalizarte y sumirte en la indignación.

››Hace muchos años, cuando aún me afectaban estas cosas ―conti­nuó―, tuve que dejar de leer la prensa porque al terminar de hacerlo inva­riablemente estaba de mal humor, hasta que se lo conté a un amigo visitador médico. Me dijo que él, muy temprano, antes de empezar su ruta por los hospitales y las consultas era lo primero que hacía, y con lo que se reía a esas horas de la mañana, el buen humor le duraba todo el día.

―Hoy te invito yo al café ―dijo tomándome del brazo y acompa­ñándome hasta su mesa junto a la ventana.

Una vez sentados le confesé:

―Estoy molido. No he descansado nada bien. Esta noche los pensa­mientos que he tenido con respecto a mi futuro han sido de lo más deso­ladores. Después de dar vueltas en la cama durante horas preocupado por mi situación laboral, recordé su comentario de ayer cuando dijo que nadie nos había enseñado a manejar la cabeza. Aunque estaba muerto de sueño me fue imposible dejar de pensar y no logré quedarme dormido hasta poco antes de amanecer.

―Ismael, la mente es una herramienta, algo que debería estar a nues­tro servicio para la resolución de cuestiones prácticas, pero la realidad es que es ella la que nos utiliza a nosotros.

››¿Quién crees que habla en tu interior? Ese parloteo mental que existe dentro de ti y que te acompaña a todas partes, a todas horas, no eres Tú. Puede que creas que estás hablando contigo mismo, pero Tú no eres esa conversación sin descanso que constantemente escuchas y que confundes con la realidad. Esa cháchara es como una cortina de humo que te impide estar presente en lo que está aconteciendo o en lo que pretendes realizar, en tu caso anoche, entregarte a un sueño necesario y reparador después de la actividad del día.

―Ahora que lo dice, la sensación que tenía ayer en la cama era de no tener el más mínimo control sobre lo que acudía a mi cabeza. A pesar de que quería dejar de preocuparme, un pensamiento sucedía a otro en una cinta sin fin imposible de detener.

D.Andrés respondió:

―Cuando alguien come deprisa pensando en lo que va a realizar tan pronto termine, no es siquiera consciente de qué alimentos está ingi­riendo, pues su mente está intentando vivir de forma anticipada lo que todavía está por llegar, una actitud que vuelve invisible lo que se tiene ante los ojos. Eso es lo que ocurre cuando uno “no está” en lo que hace.

››Ese incesante diálogo interno te acompaña a todas partes: cuando paseas por la calle, cuando “crees” que estás escuchando a alguien y en realidad estás elaborando tu respuesta mentalmente, cuando conduces, cuando trabajas…

››Caminar en ese estado es posible para ti porque lo haces con el “piloto automático” puesto, pero esto supone que percibas menos de una centésima parte de lo que sucede a tu alrededor mientras transitas por la acera, impidiéndote apreciar la textura del suelo, los distintos aromas que llegan, la forma de andar de la gente, la expresión de sus rostros… Tu cuerpo camina, pero tú “no estás” en él. Estás ausente de ti.

››La mente siempre está, o reproduciendo lo vivido, o pensando en lo siguiente que va a hacer, y en lo siguiente, y en lo siguiente… sin per­mitirte ver que “ya estás haciendo”.

››¿Cómo no va a llegar uno al final del día a casa rendido habiendo consumido semejante cantidad de energía mental?

―Conozco ese estado D. Andrés, lo vivo a diario, y es realmente agotador.

―Pues la próxima vez que te cruces con alguien por la calle hablando solo y tu mente se apresure a etiquetarlo de loco, piensa que, en princi­pio, sólo se diferencia de ti en que él verbaliza su conversación interna mientras camina, y tú no.

―Entiendo que pueda haber gente normal hablando sola por la calle ―respondí―. Confieso que alguna vez yo mismo he soltado algo en alto sin darme cuenta, incluido algún taco, pero es que hay veces que empiezo a darle vueltas a algo y al cabo de un rato me es imposible des­prenderme de aquel pensamiento. Es como si se convirtiese en una de esas canciones pegadizas de las que habló.

―Pues mientras estás en ésas Ismael no estás viviendo, es imposible que seas consciente de lo que ocurre a tu alrededor. Además, debes saber lo nociva que es la evocación recurrente de un hecho desagradable ocurrido en el pasado, de algo que ya no puede cambiarse y que el pensamiento reproduce una y otra vez como si fuese maso­quista: haciéndote culpable de algo que sucedió, echando la culpa a otro, diciéndote que eres débil, que deberías de haber hecho esto o aquello…

››La gente desconoce que en cada uno de esos momentos de estrés mental se liberan peligrosos tóxicos en el organismo. Revivir esa situa­ción que nos ha alterado en el pasado, aparte de no arreglar nada, hace que nuestras glándulas inyecten de nuevo esos venenos en el sistema circulatorio que nos envejecen de forma prematura y nos abren una y otra vez la herida impidiendo su curación.

››Lo ideal sería dejar atrás cuanto antes lo acontecido y llevarnos incorporada únicamente la enseñanza que nos ha dejado la circunstancia vivida (“cicatrices del alma”) siguiendo nuestro camino a continuación sin volver a mirar hacia atrás, sin sentimientos de culpa, reproches ni rencores, prohibiéndonos gastar ni un ápice más de atención ni energía en esa situación, persona, etc.

―Ahora que lo dice, me doy cuenta que sí, que sufrimos por aconte­cimientos traumáticos que pertenecen al pasado, y que nuestra mente, de forma obsesiva, se dedica a traerlos al momento presente para enturbiarlo.

―Si una contrariedad nos ha aportado un conocimiento valioso o nos ha hecho reparar en algo ―continuó―, podemos considerar lo ocurrido, más que como una desgracia, como un regalo que nos hace la vida.

››Imaginemos que alguien nos ha tratado injustamente, lo cual nos ha sentado muy mal. La conversación interna será en este caso del estilo: “¡Y mira lo que me dijo…! ¡No me lo merezco! ¡Pero qué se cree! ¡Ten­dría que haberle contestado…!” Esto, dentro de una cabeza puede durar días, meses, incluso años, y alterar nuestro apetito, nuestro sueño (como ha sido esta noche tu caso Ismael) nuestro humor, y hasta la salud y el carácter. El desgaste que nos infringimos al vernos atrapados en estos “bucles mentales” es mucho mayor que el que nos ocasiona un intenso trabajo físico. Se ha comprobado que el mantenimiento de un pensa­miento negativo durante un solo minuto deja bajas nuestras defensas no menos de seis horas.

―No me extraña que las preocupaciones causen envejecimiento pre­maturo; si consumen por dentro, es lógico que ese desgaste se manifieste en el exterior, en nuestro cuerpo.

―Las preocupaciones pueden acortar la vida muchos años, incluso acabar con ella de manera fulminante, por eso no retengas nada que te perjudique, no permitas que nada ni nadie dañe tu corazón. Como dice un proverbio taoísta: “Si el problema tiene solución ¿para qué preocu­parse?, y si no la tiene: ¿para qué preocuparse?”

››Al margen del perjuicio que nos ocasionan las preocupaciones a nivel físico, repara como el sufrimiento que nos aporta el recuerdo de lo que pasó tiene que ver con frecuencia con nuestro ego lastimado. Cuanto más ego, más dolor. Por eso hay que ir desprendiéndose de forma cons­ciente de la importancia personal, renunciar a la máscara que presenta­mos ante los demás y ante nosotros mismos para proyectar esa imagen idealizada que no se corresponde con la realidad, algo que acaba con­virtiéndose en una pesada carga. Esto requiere un estado de atención constante, pues supone ir en contra de aquello que la sociedad nos ha inculcado desde nuestra más tierna infancia, incluido el espíritu compe­titivo y la lucha por ser “diferente”, a base (por supuesto) de los bienes que esa misma sociedad nos propone adquirir en “cómodos plazos”.

››Debemos aplicarnos a la superación de ese mal recuerdo que nos aqueja dejándolo atrás sin realimentarlo para que, literalmente, muera de inanición. Tenemos que prohibirnos concederle ni un sólo pensa­miento más a esa persona que nos ha ofendido, o a esas circunstancias que hemos experimentado, limitándonos a extraer, de manera práctica, lo positivo que pueda aportarnos lo acontecido. Lo aprovechable de la situación vivida será la enseñanza que extraigamos, y eso es lo único que hay que “llevarse puesto”.

››De la misma manera que cuando nos hacen un regalo lo tomamos tirando a continuación el embalaje y el papel que lo envuelve, tenemos que aprender a desprendernos de las escenificaciones que transportan las lecciones que nos trae la vida sin enredarnos en ellas, dejándolas a nuestra espalda igual que abandonamos un teatro tras la función que­dándonos con el mensaje de la obra, con lo aprendido, con la esencia.

―¿Y cómo se consigue eso D. Andrés?

―Estando absolutamente presentes en cada momento que vivimos, entregados en cuerpo y alma a cada instante.

››No funciona decir: “no voy a pensar más en ello” (en aquello que te ha molestado) porque volverá a irrumpir en tu mente. Pero si no le prestas atención, ignorándolo cada vez que quiera aflorar trayendo tu atención una y otra vez a lo que tienes entre manos, poco a poco sus apariciones se irán espaciando en el tiempo hasta abandonar la escena de manera definitiva, como un niño que deja de insistir al comprobar que no le conceden su capricho.

››Recuerda: en el momento que surja el pensamiento desestabilizador, sencillamente “haz lo que haces”. Permanece dentro de ti allí donde estés: si estás conduciendo, pon plena atención; si estás cocinando, hazlo con todo el amor; si estás viendo una película, disfruta al máximo de ella…

››La presencia plena en lo que haces disuelve el pasado y el futuro sacándote del cuartucho estrecho del pensamiento obsesivo, haciéndote entrar en la inmensa dimensión del presente.

―Puedo decirle D. Andrés que este momento presente junto a usted me está aportando nuevas visiones de lo cotidiano en las que nunca había reparado. Ojalá sea capaz de incorporarlas y llevarlas a la práctica.

―Claro que serás capaz de llevarlas a la práctica; y podrás hacerlo a partir de ahora en todo momento, en todas las situaciones. Es cuestión de que observes con intensidad, sin distraerte, cuanto ocurre dentro y fuera de ti, y esto sólo es posible en un estado de total entrega a “este momento”, algo que te ayudará a ver muchas cosas que suceden y que habitualmente pasas por alto.

››Por ejemplo, ahora mismo: ¡Escucha! Algunos sonidos llegarán a ti en estos instantes, pero afina un poco más tu oído. “¿Qué es lo que debería escuchar y no escucho…?” (pregunta una voz en tu interior) “Pues no sé a qué se refiere…” (se contesta a sí misma) ¡Aquí está la mente en acción! Es la Atención quien la descubre. Podrías pensar que eres Tú quien está hablando dentro de tu cabeza, quien se está pregun­tando y respondiendo, pero no es así. Tú eres Tú, y tu mente es otra cosa. Tomar conciencia de esta evidente y a la vez muy bien camuflada realidad, dará un nuevo rumbo a tu existencia que enriquecerá tu vida y hará que tu avance, en todos los sentidos, sea mucho más rápido de lo que lo ha sido hasta ahora. También tu com­prensión al interaccionar con lo que te rodea ganará en profundidad. Cuando “lo hayas visto”, distinguirás dos personajes dentro de ti, el que piensa, y el que observa al que piensa, que es quien Tú eres en realidad.

››Así como la fisión del átomo libera tremendas cantidades de energía, la observación de este desdoblamiento en tu interior pondrá a tu disposi­ción inmensas fuerzas que antes desperdiciabas en un juego mental estéril y agotador que lo único que hacía era que permanecieses ausente del momento presente, haciendo imposible que tu actuación fuese impecable.

―En este mismo instante, de alguna manera, estoy percibiendo ese desdoblamiento al que se refiere. Una parte de mí me dice que esto que acaba de decir podría aplicarlo a muchas áreas de mi vida y que segura­mente mejorarían, la otra me dice que es muy difícil que pueda llegar a pensar de forma diferente a como lo he hecho siempre, como si me dijese a mí mismo antes de empezar que la batalla está perdida.

―Verás Ismael, vencer las inercias tiene su dificultad. Los cambios nunca son fáciles, pero cuando “comprendes” algo en profundidad, esa comprensión te aporta una energía que te impulsa a ponerte en movi­miento para incorporar en ti aquello que has vislumbrado.

››Con respecto al caso concreto de la mente, repara que, en teoría, debería ser un instrumento a tu disposición para ser utilizado en cues­tiones prácticas, pero como antes te comenté, lo más habitual es que esto no sea así en absoluto y seas tú el que esté a su servicio. Ella va por libre, como un animal salvaje. Es normal, nunca te has preocupado de domarla y tendrás que estudiar sus costumbres si lo que quieres es echarle el lazo.

››¿Eres capaz de decirle que se detenga y te obedezca? ¿Sabes dónde está el On/Off, o está permanentemente conectada? ¿Logras que des­canse al irte a dormir, o se dedica a imaginar el futuro o a reproducir los acontecimientos del día en tu pantalla interior, especialmente las con­trariedades, haciéndote dar vueltas y vueltas en la cama sin que el sueño acuda a tu presencia, como te ha ocurrido esta noche?

―Más bien lo segundo, lo reconozco.

―Lo más normal es que en esa situación de agitación mental cons­tante, el presente que vives y todas las posibilidades que ofrece se vuelva invisible para ti, pues queda oculto y ahogado tras el barullo de unas palabras que no pronuncias, pero que bullen de forma atropellada y sin control dentro de tu cabeza.

››Una persona diluida entre el pasado y el futuro no puede concretar nada importante porque está dispersa, no tiene poder. Se trata de sincro­nizar momento presente y vivencia, de vivir el ahora sin sacrificarlo por un futuro hipotético.

››Eres poseedor del pensamiento. Tienes a tu disposición una valiosa y versátil herramienta que puedes utilizar en infinidad de ocasiones y circunstancias, pero una vez haya cumplido la misión que le has enco­mendado, debe ser guardada hasta la próxima vez que la necesites. Un destornillador lo utilizas para un trabajo concreto: sacar un tornillo deter­minado; lo que no puede ser es que, al acabar la faena, el destornillador se dedique por su cuenta a sacar cuanto tornillo encuentre: los de las patas de la mesa, las bisagras de las puertas, los cajones de los armarios… porque sencillamente se te vendría toda tu casa encima.

››No lo olvides, el pensamiento no eres Tú, sino algo que está a tu servicio.